Noticias

Adán Castillo Galindo, primer lugar del Concurso Nacional de Leyendas y Relatos Indígenas 2014.

  • Alumno del Bachillerato Integral Comunitario (BIC) 28 de Santos Reyes Pápalo.

¡PIDO LA PALABRA! Desde esta tribuna periodística para decirte, que el alumno del BIC 28 Adán Castillo Galindo, con “La Leyenda del Maíz Rojo” obtuvo el primer lugar del Concurso Nacional de Leyendas y Relatos Indígenas 2014 “Plantas Alimenticias y Curativas de México”, que por tercer año consecutivo organiza la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

El triunfador, sumamente emocionado posa al lado de su orgulloso papá don Adán Castillo, quien desde el seno materno le enseñó a hablar el cuicateco.

Mientras lo felicitan sus compañeros del Bachillerato Integral Comunitario, se escucha una interrogante: ¿En qué vas a utilizar el premio de veinte mil pesos? Inmediatamente responde feliz “los voy a utilizar para inscribirme a una universidad porque quiero seguir preparándome, quiero llegar a tener un título universitario”. Recuerda que desde el 30 de abril que envió su trabajo, “esperé pacientemente el 3 de junio fecha en que darían los resultados pero nada, no me dieron ninguna notificación, y pensé que ya no habría nada para mí, pero el miércoles 25 de junio recibí una llamada de la Coordinación General de Educación Intercultural y Bilingüe de la Secretaría de Educación Pública que me decía que había ganado el primer lugar, y ya no pude dormir de la emoción, reí y lloré, quería decírselo a todo el mundo, han sido días muy bonitos, le doy las gracias a la técnico lingüista Lucía Lezama Tejada que fue mi asesora en este concurso”.

Además de los $20,000.00 le fueron entregados lote de libros y videos educativos. La ceremonia de premiación se realizó el 21 de julio en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México, y fue en la clausura de cursos del Bachillerato Integral Comunitario 28 de Santos Reyes Pápalos donde dió lectura al trabajo con que obtuvo el triunfo a nivel nacional:


ÑUU KUO´O (Maíz rojo)

A ndee noyo tochi nikua noo soo ña´a, iña dibaku, daya ño´o, kumoy jitobiyan nukuntu tan obe iña, chich tikan nataan dimot jinut ba´a, niku nokuon gua je’eta.

Ama to’o daya ñe’e ama so’o chi bea ñe’e, gua yojinuta tii nukuee iña adimoo jitobi´iy, ni gua jinuy chi che´ey, ama joobe to’o daya so’o miin, kanota kue’eta kuete kakata , takarchi chininutan nichita ama yaata kuee chi bea bi’i ñe´e, nana’ata bakun ichinun nichita chi bea nutnoo kuoo, nichneeta ichinun cheanuta, man kanata noo bakuta, chaa nanotan chíchita, kanenota cha chi cheaten chitnee bi’i ñe´e, cha nichita chi chichiba chikueeta nukuee iña chi kúchiy tumin naka chi che’ey. Niku “nínu” chineñ chi jobe, iku tika cheëñ che’ey.

A cho’o naobe jobe,chinti ama kantaa ñe’e ño’oo niku nukue´e so´o kanoos kue’ës kutobi’is ñe´e ño´o nochi sney, Nukue´e nataa chi chitnetan kanenota yaata kúu, niku kabchi snee nota dayata tochi iicha gua jitné ñeeta chi ko’ota kañuta, niku yeabenu née yatam ti’í. daya so’o miin, yeabeanu jinetjinuta chi tika jiti’i yatam, taka dïi maa akuta, ichinun chanita nonóo yatam ichinun, ko´obo’ota ñe´e moo íbuu ñee ñó´o(TENACATECUTLI) tumin kuneñ to´o, cha chinu ko’o bo’otan, to’o min nanubita ama yataa cheaten niku too yeabe, tika chíi chi nuku kutii ñe’e ño’óm naba’ä nuke’e yataa ñe’e ñuum. nabaa yaata chi jo´o jeeyam, tochi nanó so´o chi che chitobiimin chikadinus chi tika ní,chi tika chi nuku daya so’o mii, ticho kue’eñ nichiy nochi kanee ño’ó nikumin, chinbeñ ama nudu chi ko’o chi iña chi tamin nanubita ño´o ti so´o ñee ñoo min yeabenu jito’o bi’is niku toos, chich tika dii moo íbuu nuku to’o mii, niku naba’a nukue’e iña süu ñeé chi gua kunu kuiku.

Ni joobe min amtea chee so´o chitobi’is, ni chichis ñuu kuo’o chi che´ey tumin nangakuy to’o lïm, chi mno noon iinuñ iña tumin moo íbum teekay chi chu’uu, nichinun chinko’oy chinuñ iti, maan moon jidiy biku ñe’e yudi joobe nichi kuu ñe’e iyu noo. Jobe kuun jobo’oy niku je’ey yuta itintu, yuntu biidi, ntuu yoo achá inu jibiku yudin nitumi je’ey. Nukuoo ba’a jiney ama too jinkoo nuku yudi ñe’e, iku jinentuy nanta ichbeanu noo jinkoom, Niku chaa jitné mo’o ño’o, nukue’e iña ñe’e yaku je’eñ, nukuoo nochi nee cruz, chi dibíkuy jinkoo ñe’e.


LA LEYENDA DEL MAÍZ ROJO

Hace muchos años, antes de la llegada de los españoles, los grupos Cuicatecos, hijos del rayo del sol, luchaban entre ellos y otros grupos la mayor parte del tiempo, así que las mujeres se quedaban solas y a veces sin alimento. La hija de uno de los señoríos más importantes, siempre estaba muy triste y preocupada porque los hombres se ocupaban solamente en hacer armas y pelear, en lugar de buscar alimento, un día triste y afligida, salió al campo a caminar y mirando la tierra encontró una planta verde con fruto, que al deshojarlo descubrió unos granos de color rojo, los probó y le agradaron y decidió llevarse algunos de esos granos a su casa, los sembró, los cuidó y dieron muchos frutos iguales, luego enseño a la gente a sembrar y cuidar las plantas que llamaron “nínu”, que con el paso del tiempo se empezaron a ocupar en la comida.

Tiempo después, comienza una guerra, por dominio de espacios terrenales, en la cual los hombres se vieron obligados salir a pelear.

Las mujeres se quedaron cuidar de las plantas, pero por estar cuidando de los hijos, descuidaron de la siembra y en épocas de sequía no había suficiente agua para regar todas las plantas y muchas se secaban. Entonces la hija del señorío, se paró frente al plantío, queriendo protegerlas con su sombra, implorando al Dios de los rayos TENACATECUTLI, que la ayudara a salvar las plantas y en ese momento se convirtió en una planta enorme y muy bonita, que con su sombra cubrió a las plantas, así fue como se salvaron las plantas, al regresar los hombres de la guerra se asombraron con la noticia del milagro, “la princesa los había salvado de una hambruna”.

Desde ese tiempo nunca más salieron a pelear y se dedicaron a cultivar maíz rojo (nínu) para su alimento y en honor a la princesa y al Dios de los rayos por el milagro, hicieron sacrificios humanos, posteriormente sacrificios de animales y en la actualidad se hace un ritual para festejar y dar gracias a Dios por la cosecha y el alimento. Por eso cada 14 de septiembre se celebra la fiesta de los elotes y hasta después de éste día, cuando ya se hayan bendecido la milpa es cuando se puede consumir el elote, el atole agrio, las memelas de elote, etc., también se consume caldo de res.

En todas las casas y en cada cruz que se encuentra distribuida en la comunidad, se coloca una milpa con elote, junto con unas flores amarillas en forma de cruz, ésta flor se llama pericón o en Cuicateco (nanta ichbeanu). Después de la celebración en el templo católico, las catequistas salen a la comunidad para bendecir cada una de las milpas que se colocaron en las nueve cruces que se encuentran en el pueblo. Al concluir su lectura los aplausos llovieron sobre el alma de Adán, que sonreía pleno de felicidad.



Por: Raúl Maldonado Mendoza. Director del Programa Radiofónico "Voz, Educación y Comunidad" del CSEIIO.