Noticias

Heberto Castillo Martínez, con la “tridilosa” une su mundo y el nuestro.

  • La Generación 2014 de los Bachilleratos Integrales Comunitarios porta su nombre.

¡PIDO LA PALABRA! Desde esta tribuna para decirte, que 17 años hace que el ilustre mexicano partió al viaje intergaláctico, contaba 68 años.

Su obra lo perpetúa. Con la Tridilosa construyó el puente que une dos mundos. El suyo y el nuestro.

Político en el que se hace realidad la proclama poética de Salvador Díaz Mirón: “hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan…”.

El 28 de agosto de 1928 ve la luz primera en Ixhuatlán de Madero, Veracruz, donde cursó su primaria. Tenía 8 años cuando su familia llegó a la Ciudad de México, y fue en la capital donde continuó sus estudios hasta hacerse ingeniero en la UNAM.

Con su dinero recorrió México una y otra vez. Ahorros personales utilizó para formar el PMT, Partido Mexicano de los Trabajadores, y lo sostuvo.

No hay registro en el país, de un político de izquierda, de centro o de derecha que haya realizado algo igual.

Con su dinero hizo política, cuando en el país hacen política para ganar dinero.

Heberto se escribe con “H” mayúscula. Hombre de verdad en la palabra y en la acción.

Escribió en su libro “Si te agarran, te van a matar”: “Mi brújula inseparable en el quehacer científico y político ha sido preferir siempre la verdad. Desde muy niño aprendí a enfrentarme a la naturaleza, a la vida, con la verdad. La amo entrañablemente aunque a veces sea dolorosa”.

El abecedario se engalana para llamar a Heberto Castillo Martínez: Congruencia, honestidad, decoro, verticalidad, servicio.

Como luchador social, en 1961 inicia su participación política en el Movimiento de Liberación Nacional; en 1968 participó en el Movimiento Estudiantil, y un año después fue encarcelado en Lecumberri; en 1971 al salir libre recorre el país para formar el PMT, y es Diputado Federal postulado por este partido; años más tarde promueve la fundación del PSUM, PMS y PRD, es senador cuando lo sorprende la muerte.

Su vida estuvo vinculada a los movimientos sociales, desde cualquier tribuna defendió las demandas de justicia, democracia y libertad, apoyó la lucha de ferrocarrileros, maestros normalistas y médicos.

Sus palabras están vivas en: Análisis y diseño estructural, Invariantes estructurales, Nueva teoría de las estructuras, Breve historia de la Revolución Mexicana, Cuando el petróleo se acaba, Si te agarran te van a matar, y Libertad bajo protesta; colaboró en Excélsior, El Universal, Siempre! y Proceso.

Educador, político, periodista, científico, que predicó con el ejemplo. Maestro en la UNAM y en el Politécnico, que legó la “Tridilosa”, invento con el que se han construido puentes, hospitales, pangas, hoteles, muelles flotantes y mucho más. La “Tridilosa” es ahorro muy considerable en concreto y acero. Al otro sistema de construcción tradicional Heberto lo consideraba un dispendio.

Constructor que partió el 5 de abril de 1997, su cuerpo está en la Rotonda de las Personas Ilustres, su espíritu libre tiene en la “Tridilosa” el puente que une nuestros mundos.

LA FRASE A REFLEXIONAR: “HAY QUE VER CON NUESTROS OJOS, PERO TAMBIEN CON LOS OJOS DE LA GENTE”: HEBERTO CASTILLO MARTÍNEZ.


Por: Raúl Maldonado Mendoza. Director del Programa Radiofónico "Voz, Educación y Comunidad" del CSEIIO.