Noticias

Los curanderos de la Sierra Mazateca.

  • Dr. Amado Ruiz García, egresado de la UNAM; y don Filogonio García Martínez, nieto de María Sabina, son dos renombrados curanderos de la Sierra Mazateca.

¡PIDO LA PALABRA! Desde esta tribuna periodística para exclamar ¡vivan los pueblos indígenas de Oaxaca! Sí amigas y amigos lectores, vivan en su lucha diaria, en su lengua materna, y en la sabiduría ancestral que acompaña su caminar por la historia.

En nuestro peregrinar por la geografía oaxaqueña con el programa radiofónico “Voz, Educación y Comunidad” del CSEIIO hemos llegado al corazón del “Oaxaca Profundo”, del Oaxaca que conserva intacta su forma de curarse a través de la herbolaria.

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a dos famosos curanderos de la Sierra Mazateca.

A don Filogonio García Martínez, oriundo de Huautla de Jiménez, lo entrevistamos durante la 2ª. Feria de las Identidades organizada por el Bachillerato Integral Comunitario 34 de San Lorenzo Cuaunecuiltitla a la que acudieron 15 delegaciones representativas de los pueblos mazatecos. Ahí frente a todos me invitó a realizarme una “limpia”, después al micrófono fue compartiendo las lecciones heredadas de su abuela María Sabina, la sacerdotisa de los hongos. Desde los 14 años inicia con las curaciones, acompañado de incienso, huevos, albahaca, y ruda. Su trayectoria es similar a la del doctor Amado Ruiz García, quien siendo un adolescente inicia su fama de curandero, se traslada a la Ciudad de México a estudiar el bachillerato y la carrera de medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Retorna a su tierra natal Mazatlán Villa de Flores, donde brinda las cátedras de Lengua Indígena y Ciencias Sociales a los alumnos del Bachillerato Integral Comunitario 11, se ha desempeñado como Regidor de Salud del H. Ayuntamiento, y goza del prestigio y reconocimiento de todos.

La fama de ambos recorre varios estados del país. Ellos al atender a sus pacientes, utilizan todo tipo de hierbas y plantas, de la misma manera que usan los hongos.

Sobre una mesa está a la vista de todos, las hierbas que van a ocupar según sea el mal de la persona que acude a ellos. Don Filogonio y el doctor Amado, al finalizar de “pasar” los huevos y las hierbas por el cuerpo del paciente, proceden a quebrarlos y los depositan en un vaso transparente con agua, y dan lectura de la enfermedad que aqueja a la persona.



Por: Raúl Maldonado Mendoza. Director del Programa Radiofónico "Voz, Educación y Comunidad" del CSEIIO.