"2017, Oaxaca celebra el Centenario de la Promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos"


      Áreas del Conocimientos

       

A los campos del conocimiento definidos en el documento del Bachillerato General se incorporaron cuatro áreas adicionales del conocimiento, por considerarlas clave en la formación integral de los estudiantes indígenas de este nivel.

Objetivos generales de las Áreas del conocimiento:


  • Humanidades. Propiciar el intercambio constante entre la experiencia como capacidad significativa de los hombres y la relación con la naturaleza y la sociedad, y el marco teórico-conceptual permitiéndole al alumno vincular entre sí: Contexto Social, Identidad, Memoria Histórica, Filosofía y Lenguaje.

  • Lenguaje y Comunicación. Contribuir a la estructuración del pensamiento, comprendiendo la importancia de la diversidad del lenguaje en ambientes diferenciados social y culturalmente, facilitándose –con ello- la comunicación, la cual está constituida por sistemas de signos, símbolos, significados y relaciones convencionales que permiten la interacción del ser social en distintos contextos.


Los conceptos que rigen las disciplinas de esta área son identidad y comunicación, entendida esta última como la capacidad corporal, intelectual, social y afectiva para intercambiar información, comprender e interpretar el mundo, mediante el uso de distintos códigos y medios. La importancia de este campo es trascendental porque los lenguajes permiten la apropiación de la identidad y la realidad siendo, además, uno de los ejes a partir de los cuales la humanidad se vincula.


  • Ciencias Sociales. Aportar elementos teóricos y metodológicos que permitan la comprensión de la complejidad de los procesos y sistemas sociales, construyendo una estructura cognitiva que facilite el análisis crítico de la realidad global y local. Dos elementos orientan esta área: los procesos socio-históricos y lo epistemológico. Lo socio-histórico articula las disciplinas permitiendo comprender los conceptos y categorías en su dimensión espacio-temporal. Lo epistemológico permite comprender el proceso de construcción del conocimiento atendiendo las demandas de la comunidad.

  • Ciencias Naturales. Comprender la complejidad de los fenómenos naturales y el cosmos para el sustento y desarrollo de su entorno, a partir del conocimiento y la aplicación de sus leyes, principios, teorías y técnicas específicas. Reconociendo en la interacción con la naturaleza, una serie de fenómenos de explotación, vínculos entre hombre – naturaleza - hombre, apropiación del espacio físico, identificación y reconstrucción del daño ocasionado por el hombre al principal elemento de vida, la tierra.

  • Matemáticas. Aportar los elementos del lenguaje matemático para aplicarlos dinámica, constructiva y versátilmente, como recurso para la interpretación del ambiente físico, social y cultural al que pertenece el alumnado, propiciando el desarrollo del pensamiento abstracto, lógico y sistémico; para aplicarlo en ciencias sociales y en tecnología. Sus principios metodológicos principales son el planteamiento y resolución de problemas planteados por la observación, análisis y síntesis de asuntos y dilemas referenciados a las demandas de la comunidad. Especialmente, la matemática apoya teórica y prácticamente las investigaciones de los alumnos.

  • Metodología de la investigación. Proporcionar a los alumnos los conceptos y herramientas que le permitan ordenar, organizar, sistematizar y jerarquizar el conocimiento acumulado de manera racional, planteando problemas de investigación relativos a su contexto sociocultural, proponiendo alternativas de solución mediante la elaboración de proyectos culturales, económicos, productivos, jurídicos, políticos y sociales.

  • Escuela y Comunidad. Articula la academia con la comunidad a partir de investigaciones y actividades integradoras como el modo adecuado de darle sentido a los procesos de enseñanza-aprendizaje y aprendizaje-enseñanza; permitiendo, además, capacitar operativamente al estudiante para elaborar y gestionar proyectos productivos y culturales para el beneficio de la propia escuela y la comunidad.

    Estas dos áreas, Escuela y Comunidad y Metodología de la Investigación son el signo distintivo del Bachillerato Integral Comunitario; son la condición del modelo y su viabilidad alternativa. Ocupan el lugar central del currículo, dándole sentido y unidad a los contenidos verticales de las unidades de conocimiento y a la seriación horizontal de las mismas. La unión parcial, gradual y de proceso de los conocimientos adquiridos durante cada módulo, para resolver problemas y demandas de la comunidad, organizadas, conceptuadas, sistematizadas y razonadas con ayuda de múltiples herramientas metodológicas de las distintas áreas del conocimiento y orientadas por la identidad de las comunidades, es la condición operativa del modelo educativo del BIC. Esta unidad de pensamiento y comunidad la dará identidad al propio modelo.

  • Expresión, creatividad y desarrollo físico. La formación artística y física en el BIC no es una actividad extraescolar ni emergente, son actividades propias de la educación integral que se articulan con los proyectos juveniles en el ámbito regional, nacional e internacional. Por ello, el currículo del BIC las incorpora como un área del conocimiento asignándoles explícitamente su carga horaria y créditos correspondientes. Sus objetivos son el desarrollo sensible, artístico, creativo y la maduración corporal de los estudiantes.


La formación propedéutica es vista como una etapa de transición al nivel superior y tiene como objetivo preparar a los alumnos con conocimientos teóricos y metodológicos que le permitan elegir y decidir sus estudios superiores.


En esta etapa de formación se proporcionan al alumno los conocimientos disciplinarios necesarios para una formación polivalente en las cuatro áreas básicas que son:

  • Área químico-biológico.
  • Área físico-matemático.
  • Área económico-administrativa.
  • Área humanidades y ciencias sociales.

La formación en estas áreas disciplinarias propician:


  • La ampliación y complementación de los conocimientos adquiridos en el núcleo de formación básica.
  • Descubrir y fortalecer su orientación vocacional.
  • Capacitar a los alumnos para presentar y aprobar los exámenes de admisión en diferentes instituciones de nivel superior.

La propuesta curricular de los BIC es abierta y flexible, es decir, se podrán hacer cambios y adaptaciones de acuerdo a las necesidades, lo que permitirá que cada comunidad adapte el currículo a las características concretas de la región.